Archivo de la categoría: Marketing de experiencias

VIVE LA EXPERIENCIA. MARKETING QUE ENAMORA. www.365paraelexito.com

Hoy comparto con todos vosotros el artículo que escribí para el libro de 365 reflexiones para conseguir un negocio con éxito (@365Exito) donde participamos más de 300 profesionales del ámbito empresarial. Una vez más doy las gracias a su autor @raul_loro por dejarme participar en
este gran proyecto.

Durante muchos años el consumidor estuvo dominado por un marketing masivo e impersonal; la publicidad era la estrella del juego, nos decían lo que teníamos que comprar y éramos tratados como grupos homogéneos sin voz ni voto. Hoy en día, vivimos en un entorno complejo y cambiante; estamos saturados de mensajes que no nos interesan y existe una oferta cada vez mayor de productos indeferenciados que no satisfacen nuestras expectativas.

Pero hay dos factores que están cambiando la forma de relacionarnos con las marcas; la aparición de nuevos lenguajes y canales de comunicación (Facebook, Twitter, Instagram, Whatsapp, etc) y la entrada en escena de un consumidor más protagonista que nunca. Hablamos de un consumidor activo, informado, agotado por las falsas promesas, muy exigente, tecnológico, que le gusta compartir para disfrutar, pero que sobre todo demanda a las empresas que conecten con su estilo de vida.

En este contexto surge con fuerza el marketing de experiencias o brand experiencie; una manera distinta de vincularse con el cliente basada en la creación de experiencias y en la transmisión de emociones. ¿Qué necesitan las organizaciones para ser marcas de experiencias?

Tener una marca

No se trata de diseñar un logotipo bonito o de tener el eslogan más molón. Una marca debe formarse con una personalidad, unos valores y un estilo de comunicación diferente. Piensa lo quieres ser y como te gustaría que te reconocieran.

Cuenta historias pero no cuentos

El tiempo convierte a las marcas en historias. Trabaja lo que dices y como lo dices. Elabora mensajes y contenidos relevantes para tu público. Busca conexiones más allá de la venta de tus productos y cumple con lo que prometes. Haz protagonistas a tus seguidores.

Personaliza y personaliza

Cada uno de nosotros somos diferentes pero la mayoría de veces nos tratan igual. Nos gusta sentirnos únicos y queremos que las marcas se adapten a nuestros gustos y preferencias. Piensa a quien te diriges y escucha lo que te dicen.

Diseña y controla la experiencia

Tu negocio no acaba con la venta del producto. Es en ese momento donde todo empieza. Trabaja y controla todos los momentos de contacto con tus clientes: prepara adecuadamente los puntos de venta, mide tu servicio postventa, vigila la atención al consumidor y gestiona adecuadamente tus canales de comunicación. Integra en tu estrategia de marketing la experiencia como eje principal y nexo de unión con todos tus colaboradores. No olvides que tus empleados son los principales embajadores de la marca.

Sin emoción no hay decisión

La mayoría de decisiones de compra que tomamos son emocionales. Ocupa la mente del consumidor pero no dejes de conquistar su corazón. Los sentimientos aumentan la notoriedad y activan el recuerdo. La fidelidad emocional transforma a los clientes en fans de tu marca.

El marketing de experiencias no es propiedad de Walt Disney, Nespresso, Coca-Cola o Apple. Es de todas aquellas marcas que quieran pensar y actuar diferente. No requiere grandes presupuestos ni un master de marketing.

¡Es cuestión de ACTITUD!

 

books

Anuncios
Etiquetado

Guapo, alto, gordo o feo pero el único

Con este nuevo post inauguro la colaboración con los amigos de topdirectivos.com. Todos los meses davidgilmarketing participará en la sección topmarketing con artículos y novedades. Gracias compañeros!!

Hace unos meses que estoy viviendo en Galway: una bonita ciudad ubicada en la costa oeste de Irlanda. Los fines de semana, sus calles principales se llenan de músicos y cantantes que deleitan a los viandantes con sus actuaciones.

Recientemente asistí a un fenómeno muy curioso: había varios artistas actuando, y solo uno de ellos consiguió acaparar la atención de la gente. Un hombre vestido con un traje ridículo y un clavel reventón en la solapa de su chaqueta, destrozaba las bellas canciones del mítico Frank Sinatra.

Era con diferencia el peor cantante. Desafinaba constantemente y sus movimientos eran peores que los de un robot, pero la realidad es que su cesta acumulaba más monedas que  ninguna. ¿Por qué un éxito tan rotundo con una interpretación tan pésima? Porque se preocupó en ser diferente. Estudió a sus competidores y decidió en que podía ser mejor que los demás. Fue más divertido que nadie y despertó la simpatía de todo el público. Sin el saberlo ofreció la lección más importante del marketing: la diferenciación y el posicionamiento.

 

Guapo, gordo, alto o feo pero el único

Hay demasiadas cosas repetidas mil veces. Si quieres ser una marca empieza a pensar en que puedes ser el mejor. Da igual que seas el más guapo, feo, alto o gordo pero intenta ser el único. Pregúntate una y otra vez: ¿En qué soy bueno? Si no sabes contestar a esta pregunta tienes el primer problema. Es cuestión de tiempo que el consumidor te expulse del mercado.

 

Amamos lo raro

Puede que te cueste creerlo pero nos encanta todo aquello que se sale de lo convencional. Existe pasión por lo atípico y cada día emergen con más fuerza los consumidores que demandan nuevas experiencias. ¿Tienes una empresa y siempre felicitas la Navidad con la típica y aburrida tarjeta? ¿Eres de lo que envías soporíferos correos electrónicos a tus clientes? Es hora de que cambies: supone la diferencia entre simplemente estar o ser relevante.

 

Te propongo un juego

Seguro que muchas veces te has autoanalizado. Incluso has cogido papel y bolígrafo y has apuntado tus virtudes y defectos. ¿Qué tal si haces lo mismo con tu marca? Te aseguro que necesita un test de personalidad. Piensa por un instante que tu marca es una persona. ¿Cómo sería? ¿Les has preguntado alguna vez a los demás cómo la perciben? Para distinguirte del resto tienes que tener unos rasgos y características que te hagan irrepetible.

 

La calidad no es suficiente

Hubo un tiempo donde todas las estrategias de marketing estuvieron basadas exclusivamente en la calidad. Hoy esta palabra, tantas veces mal usada, no es suficiente en un mercado tan saturado.

En muchas ocasiones no compramos un producto por lo que es sino por lo que éste representa. Buscamos una conexión con nuestra forma de pensar y valores.

Cuando Häagen Dazs decidió hace unos años lanzar al mercado su helado con “sabor a paz” como celebración al tratado firmado por las facciones libanesas en Qatar con el que pusieron fin a 18 meses de conflictos, nunca pudieron imaginar el éxito de ventas. La gente no compró ese helado por su sabor, sino porque se sintió identificada con el mensaje de paz y reconciliación.

 

El consumidor es extraordinario

Hay personas dispuestas a pagar por dormir en una cárcel o pasar una noche en una tubería de drenaje. Gente que invierte sus ahorros en un diseño personalizado para su ataúd, hoteles que te ofrecen dormir en una cabaña en lo alto de la copa de un árbol o fans de la fotografía analógica en plena era digital.

 

Algunos pensarán que son locuras o actividades más propias de “frikis” pero la realidad es que son tendencias y comportamientos que han llegado para quedarse. Nuevos consumidores que esperan de las marcas “algo extraordinario”.

 

Y tú ¿Cómo eres?

 

http://topdirectivos.com/guapo-alto-gordo-o-feo-pero-el-unico/

La mala educación

Hace ya unos meses que estoy en búsqueda de empleo. Un trabajo duro y complicado en los tiempos que corren. Una batalla donde la constancia y la paciencia son las armas más importantes. Después de tiempo intentándolo asumes la situación que te rodea: ofertas precarias, sueldos que rozan la ilegalidad, empresas que se dedican a la explotación, y esa tendencia lamentable de que todo es temporal. Aún así lo aceptas y esperas tu oportunidad.

Pero de todo esto hay algo que no puedo soportar: la mala educación. No sé a cuantas ofertas de empleo me he inscrito, hace tiempo que perdí la cuenta de los curriculums que he enviado y de la mayoría de los procesos de selección nunca jamás he tenido respuesta. Nadie se molesta en confirmarte que ha recibido tu CV y no sabes ni siquiera si alguna persona al otro lado de la pantalla ha abierto tu documento. Los días y las semanas pasan y tu bandeja de entrada del correo sigue sin noticias. Puede que hayas sido incluido en la selección o quizás ya estés descartado.
La realidad es que nunca lo sabrás porque a nadie le interesa.

Como te han facilitado una dirección de e-mail a la que mandar tu información laboral, vuelves a escribir con la intención de que te digan algo. Repites el proceso hasta tres veces y el resultado siempre es el mismo: el silencio. Tu frustración llega hasta tal punto que en ocasiones agarras el teléfono y llamas para que alguna persona de RRHH pueda darte alguna explicación. Todo lo que escuchas es: “no sabemos nada pero con cualquier cosa nos pondremos en contacto contigo”. Por supuesto, jamás nadie se pone en contacto contigo. Para ser justos diré que de todas las decenas y decenas de curriculums que llevo mandados solo un pequeño grupo de empresas, contadas con los dedos de una mano (literalmente), me han dado una respuesta. Y cuando esto sucede soy yo quien les escribe para darles las gracias por pensar un poquito en mí.

¿Pero por qué actúan así la mayoría de empresas?

La mala educación

En España abunda la mala educación en muchos aspectos. Lo primero que debería hacer una empresa cuando algún candidato muestra interés por formar parte de su plantilla es sentirse agradecida y después corresponder a la persona con una respuesta. Una respuesta que no tiene que ser “te doy el empleo”, basta simplemente con “he recibido tu candidatura, muchas gracias”.
Es una cuestión de educación y de respeto hacia los demás.

Falta de empatía

Si el equipo que interviene en la selección del personal se pusiera por un instante en la piel de los que buscan empleo no actuarían como lo hacen. Genera mucha impotencia comprobar que te ignoran sistemáticamente. Deberían comprender que buscar trabajo es muy costoso y que el desempleado espera con ansiedad cualquier noticia sobre el proceso al que se ha inscrito.
Lo que sucede es que muy pocas personas tienen la capacidad de ponerse en el lugar de los demás.

No valen las excusas

Excusas para no contestar he oído muchas: es que no tenemos tiempo, es que ahora con la crisis recibimos muchas candidaturas, aunque no respondamos se entiende que hemos recibido tu historial profesional, etc, etc. No hay ninguna justificación para despreciar a una persona interesada en trabajar. ¿No hay tiempo para personalizar las respuestas? Lo puedo comprender. Es tan sencillo como generar una contestación automática cada vez que una persona envía su perfil.
Todo es mejor que no hacer nada.

Ausencia de profesionalidad

Cuando un candidato se apunta a una oferta de empleo, la empresa tiene la primera oportunidad de lanzar una mensaje positivo a esa persona. Si contestas, sea lo que sea, estás diciendo que tu organización es profesional y seria. Puedes haber sido descartado pero valoras que se te haya tenido en cuenta. Si por el contrario, decides no responder, manifiestas claramente que te importa un bledo el interés del aspirante. ¿No es esto malo para tu imagen? ¿No piensas que es una mala experiencia para una persona que podría ser hasta tu cliente? ¿Piensas en el recuerdo que puedes dejar? Analiza estas cuestiones y no olvides lo que transmites con tus comportamientos.

La cultura y valores de la organización

En los manuales de comunicación interna y en las políticas de recursos humanos de las compañías debería quedar perfectamente definido el procedimiento de actuación cuando llega a la empresa un curriculum. No se puede improvisar en algo tan importante. Unas veces contesto, otras si no tengo tiempo no respondo, algunos candidatos sí les mando información, otros no porque consideramos que no dan el perfil, etc. Se debe detallar todo: ¿Qué contestamos? ¿Cuándo lo hacemos? ¿A través de que medios? ¿Quién gestionará las respuestas? Hay que organizar y estructurar la comunicación con las personas que contactan por un empleo que tú ofreces.

noisepollution460

Para todas las empresas: poneros alguna vez en el lugar de los demás, no cuesta nada quedar bien y da muy mala imagen “pasar” de aquellos que quieren trabajar con vosotros, preparar a nivel interno los mecanismos y herramientas necesarias para atender la demanda de empleo, pensar en los beneficios que os supondrá actuar correctamente (reputación) y por último ser más educados por favor!!

Muchas gracias

A relaxing cup of café con leche

Estimada señora Botella

Quería darle mi más sincera enhorabuena. Tras su magnífica intervención en la candidatura de Madrid 2020 se convirtió en “trending topic mundial“. Imagino que no hará falta que le traduzca el concepto porque cuenta con un inglés nativo, pero para el resto de terráqueos decirles que es un término originario de Twitter y que hace referencia a convertirse en tendencia o a ser relevante en un tema concreto. A medida que iba lanzando su nada fingido discurso, provocó numerosos hashtags como #AnaBotella o #PelisConAnaBotella y consiguió en poco tiempo crear una cuenta llamada por supuesto @Relaxingcup con miles de seguidores. Tiene que estar muy contenta por haber sido la diosa de las redes sociales y todo un fenómeno viral que ya les gustaría a muchas marcas.

Pero estoy aquí para darle una pequeña clase de marketing y comunicación. A lo que usted acudió en Buenos Aires se llama evento. Según la RAE se entiende “evento” como un suceso de importancia que está programado. Y además debe saber, y esto lo añado yo, que es una herramienta muy poderosa para comunicar y vender. Su viaje no era para lucir su “bello” peinado, sino para convencer y persuadir al jurado y al mundo entero de que Madrid era la mejor oferta. El orador que participa en una presentación, sea de un producto o de unas olimpiadas, debe ser convincente, claro, natural, creíble, dominador del lenguaje verbal y no verbal pero sobre todo ser VENDEDOR. Nunca debería haber participado en aquella comitiva porque no tenía ni puñetera idea de vender el proyecto olímpico o como decían ustedes “el sueño”. Es de tener muy poca vergüenza asistir a un acontecimiento de trascendencia internacional y ni siquiera dominar el idioma con el que tiene que dirigirse a millones de personas. Encima se las da de lista y el día anterior, en la rueda de prensa, no se pone los auriculares para escuchar la traducción y contesta lo que le da la gana al periodista. Bravo Ana!!

El problema es que quería salir en la foto y desde luego lo consiguió pero para ser la mofa mundial. ¿Y se hace llamar embajadora de la marca España? Usted es una impostora. Construir una marca-país es muy difícil. Depende de la cultura, los valores, sus gentes, los mensajes que se transmitan y de la percepción de los demás. No es justo con lo deteriorada que ya está nuestra imagen en el exterior que vengan pseudo-comunicadores a dañarla todavía más con intervenciones tan bochornosas.

Le pido Doña Ana Botella que reflexione y que la próxima vez que se suba a un avión para ir a representar a su país en el extranjero, no olvide su cometido y piense muy bien lo que dice y como lo dice!!

PD1: Espero ver muy pronto en bares de toda España el “a relaxing cup of café con leche”
PD2: Ana, recuerde que tiene el mejor profesor de inglés en casa: Mr. Aznar.

La reencarnación del marketing

Hace unos días leía un titular que llamó mucho mi atención. El artículo comenzaba con la siguiente afirmación: el marketing ha muerto. Palabras del consejero delegado de la conocida agencia de comunicación Saatchi & Saatchi. Se refería por supuesto al marketing clásico que todos los profesionales de este ámbito hemos estudiado en libros y escuelas de negocios. El modelo de las 4P´s, la segmentación sociodemográfica, las encuestas, la publicidad masiva, etc, resultan hoy obsoletos a pesar de haber sido verdaderos dogmas durante los últimos cincuenta años. Asistimos a una reencarnación del marketing donde los protagonistas ya no son ni los expertos ni las marcas: son los consumidores. Consumidores dispuestos a escuchar historias relevantes, dialogar sobre sus gustos e intereses y conectar con aquellas marcas que muestren afinidad.
La pésima coyuntura económica, la masificación del mercado con productos indiferenciados, el uso abusivo e invasivo de la publicidad y un consumidor que reclama un papel protagonista provocan la aparición de lo que se conoce como marketing de experiencias. Pero de ¿qué estamos hablando realmente? Es el marketing que se preocupa de diseñar y planificar acciones emocionantes presentes en todos los momentos de la verdad del usuario. Es un planteamiento estratégico que, a través de experiencias, consigue construir marcas que van mucho más allá de los atributos funcionales del producto.

¿Cuáles son las características principales del marketing de experiencias?

1) Hablamos de organizaciones que entienden la marca como un conjunto de valores más de allá de un nombre o unos colores. Se preocupan por definir una personalidad marcada con rasgos diferentes al de su competencia y con el objetivo de trasladarlos a sus públicos. Enfocan la marca como una gran promesa de experiencia que debe estar presente en la vida de sus consumidores.

2) El marketing de experiencias invierte esfuerzos en aquello que conecte con el estilo de vida de las personas. Ofrecen contenidos y experiencias relevantes que sean del interés de su público objetivo. El consumidor es cada vez más selectivo y está aturdido por infinidad de impactos publicitarios. La premisa es sencilla: no invertimos tiempo en aquello que no nos interesa.

3) Una de las características más importantes es que hablamos de un marketing que busca llegar al corazón y que mediante sus acciones consigue emocionarnos. Se sabe que la mayoría de nuestras decisiones son emocionales y buscan estimularnos a través de experiencias auténticas. Estas marcas abandonan el lado más racional para provocarnos sensaciones y sentimientos que nos hagan sentir mejores.

4) Las marcas experienciales no hablan de clientes, tienen fans. Personas capaces de hacer colas interminables para comprar un producto. Grupos de creyentes que muestran lealtad absoluta. “Frikies” que no se cambiarían de compañía por nada del mundo. Me refiero a marcas que no necesitan poner en marcha programas de captación de clientes ni pagarles para que acudan a sus tiendas a comprar. Reina la fidelidad en un mundo de infieles.

5) Otro rasgo característico de esta filosofía es la escucha activa. Las marcas que ofrecen experiencias permanecen atentas a las nuevas necesidades de sus devotos. Investigan el entorno, las nuevas realidades sociales y se adaptan rápidamente a los cambios que sus consumidores proponen. Fomentan el diálogo y preparan contenidos a la medida de sus seguidores. Su convicción es que el consumidor participe en la construcción y crecimiento de la marca. Los productos nacen y mueren. Las empresas se crean y desparecen pero la marca pervive en la memoria.

6) La coherencia es clave. Si ofreces una experiencia emocionante tienes que ser consecuente con tus hechos. ¿Alguien se imagina la página Web de Apple anticuada? ¿Sería lógico que las tiendas de Nespresso no atendieran correctamente a sus amantes del café? Estas marcas cuidan todo el proceso y cumplen lo que prometen. Puedes engañar una vez incluso una segunda pero a la siguiente serás descartado. Se trata de integrar la experiencia en todas las unidades del negocio; redes sociales, atención al cliente, puntos de venta, publicidad, etc.

7) Por último y no menos importante hablaré del posicionamiento. Ese concepto tan esencial en marketing y a la vez tan complicado de alcanzar. Las marcas de experiencias ocupan siempre un lugar destacado en la mente del consumidor. Tienen muy claro lo que son y lo que quieren ser. Han sabido diferenciarse y por ello ocupan una posición privilegiada en la vida cotidiana de todos nosotros. Es frecuente encontrar en todos los sectores marcas “perdidas” que no han sabido transmitir una cultura y una personalidad. El primer paso es por tanto definirse y definirse es arriesgarse. El posicionamiento debe llevar consigo una propuesta de valor que haga cumplir con las expectativas de aquellas personas que están pensando en comprarnos.

El marketing de experiencias es presente y futuro. Se trata de construir marcas mediante experiencias únicas que se ajusten a las preferencias de tu consumidor. No es propiedad de las grandes empresas como Ikea, Coca-Cola o Starbucks. Es de todas aquellas que crean que hacer un marketing diferente es posible. Ser relevantes, emocionantes y auténticos!

20120520-163007.jpg

Anuncios
COMUNICACIÓN DE RESISTENCIA

Pensamos. Hablamos. Actuamos.

Neuromarketing Attraction

Neurociencia aplicada al consumidor

Consultor, formador y conferenciante en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience

Experto en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience.

iuliandebarros

The greatest WordPress.com site in all the land!

David Gil Cervera

Marketing y Publicidad

TrendingMarketing

Espacio para compartir tendencias en Marketing, branding, shopping, turismo, experiencias...

No a todas nos gusta el rosa!

Just another WordPress.com site

Pere Ferrer

Just another WordPress.com weblog

Marketing Esponja

El blog para los apasionados del marketing que son como esponjas

A %d blogueros les gusta esto: