La mala educación

Hace ya unos meses que estoy en búsqueda de empleo. Un trabajo duro y complicado en los tiempos que corren. Una batalla donde la constancia y la paciencia son las armas más importantes. Después de tiempo intentándolo asumes la situación que te rodea: ofertas precarias, sueldos que rozan la ilegalidad, empresas que se dedican a la explotación, y esa tendencia lamentable de que todo es temporal. Aún así lo aceptas y esperas tu oportunidad.

Pero de todo esto hay algo que no puedo soportar: la mala educación. No sé a cuantas ofertas de empleo me he inscrito, hace tiempo que perdí la cuenta de los curriculums que he enviado y de la mayoría de los procesos de selección nunca jamás he tenido respuesta. Nadie se molesta en confirmarte que ha recibido tu CV y no sabes ni siquiera si alguna persona al otro lado de la pantalla ha abierto tu documento. Los días y las semanas pasan y tu bandeja de entrada del correo sigue sin noticias. Puede que hayas sido incluido en la selección o quizás ya estés descartado.
La realidad es que nunca lo sabrás porque a nadie le interesa.

Como te han facilitado una dirección de e-mail a la que mandar tu información laboral, vuelves a escribir con la intención de que te digan algo. Repites el proceso hasta tres veces y el resultado siempre es el mismo: el silencio. Tu frustración llega hasta tal punto que en ocasiones agarras el teléfono y llamas para que alguna persona de RRHH pueda darte alguna explicación. Todo lo que escuchas es: “no sabemos nada pero con cualquier cosa nos pondremos en contacto contigo”. Por supuesto, jamás nadie se pone en contacto contigo. Para ser justos diré que de todas las decenas y decenas de curriculums que llevo mandados solo un pequeño grupo de empresas, contadas con los dedos de una mano (literalmente), me han dado una respuesta. Y cuando esto sucede soy yo quien les escribe para darles las gracias por pensar un poquito en mí.

¿Pero por qué actúan así la mayoría de empresas?

La mala educación

En España abunda la mala educación en muchos aspectos. Lo primero que debería hacer una empresa cuando algún candidato muestra interés por formar parte de su plantilla es sentirse agradecida y después corresponder a la persona con una respuesta. Una respuesta que no tiene que ser “te doy el empleo”, basta simplemente con “he recibido tu candidatura, muchas gracias”.
Es una cuestión de educación y de respeto hacia los demás.

Falta de empatía

Si el equipo que interviene en la selección del personal se pusiera por un instante en la piel de los que buscan empleo no actuarían como lo hacen. Genera mucha impotencia comprobar que te ignoran sistemáticamente. Deberían comprender que buscar trabajo es muy costoso y que el desempleado espera con ansiedad cualquier noticia sobre el proceso al que se ha inscrito.
Lo que sucede es que muy pocas personas tienen la capacidad de ponerse en el lugar de los demás.

No valen las excusas

Excusas para no contestar he oído muchas: es que no tenemos tiempo, es que ahora con la crisis recibimos muchas candidaturas, aunque no respondamos se entiende que hemos recibido tu historial profesional, etc, etc. No hay ninguna justificación para despreciar a una persona interesada en trabajar. ¿No hay tiempo para personalizar las respuestas? Lo puedo comprender. Es tan sencillo como generar una contestación automática cada vez que una persona envía su perfil.
Todo es mejor que no hacer nada.

Ausencia de profesionalidad

Cuando un candidato se apunta a una oferta de empleo, la empresa tiene la primera oportunidad de lanzar una mensaje positivo a esa persona. Si contestas, sea lo que sea, estás diciendo que tu organización es profesional y seria. Puedes haber sido descartado pero valoras que se te haya tenido en cuenta. Si por el contrario, decides no responder, manifiestas claramente que te importa un bledo el interés del aspirante. ¿No es esto malo para tu imagen? ¿No piensas que es una mala experiencia para una persona que podría ser hasta tu cliente? ¿Piensas en el recuerdo que puedes dejar? Analiza estas cuestiones y no olvides lo que transmites con tus comportamientos.

La cultura y valores de la organización

En los manuales de comunicación interna y en las políticas de recursos humanos de las compañías debería quedar perfectamente definido el procedimiento de actuación cuando llega a la empresa un curriculum. No se puede improvisar en algo tan importante. Unas veces contesto, otras si no tengo tiempo no respondo, algunos candidatos sí les mando información, otros no porque consideramos que no dan el perfil, etc. Se debe detallar todo: ¿Qué contestamos? ¿Cuándo lo hacemos? ¿A través de que medios? ¿Quién gestionará las respuestas? Hay que organizar y estructurar la comunicación con las personas que contactan por un empleo que tú ofreces.

noisepollution460

Para todas las empresas: poneros alguna vez en el lugar de los demás, no cuesta nada quedar bien y da muy mala imagen “pasar” de aquellos que quieren trabajar con vosotros, preparar a nivel interno los mecanismos y herramientas necesarias para atender la demanda de empleo, pensar en los beneficios que os supondrá actuar correctamente (reputación) y por último ser más educados por favor!!

Muchas gracias

Anuncios

36 pensamientos en “La mala educación

  1. Nacho dice:

    grande faria, grande.

  2. Muchas gracias Nacho. Me alegro que te haya gustado!

  3. carmen cervera dice:

    No tengo nada que añadir a tu artículo.Lo que expones,tristemente es tan real que ojalá la actitud de las empresas hacia el que busca empleo cambie pronto, aunque la buena educación no se improvisa,ni la empatía tampoco.Hay actitudes y comportamientos que hay que mamarlos desde la mas tierna cuna.Si se hubieran impartido en las aulas,la calificación obtenida sería 0.Va a ser dificil cambiar esos comportamientos.Tú sigue denuncíandolos a ver. si es verdad que algo queda

  4. Muchas gracias por tu opinión mamá. Siempre tan sabia y acertada. Cambiarlo es difícil porque es una cuestión cultural y de falta de educación pero como tú dices hay que intentarlo. Todo el mundo lo sufre o lo ha padecido y poca gente se queja. Quizás algún día todas las empresas cambien estas actitudes.

  5. Perefe dice:

    Desde luego, Faria, es una cuestión de educación (más bien de ausencia de ella) y de profesionalidad (de la que también adolecen)… hay muchas áreas de negocio y departamentos en empresa creados de manera improvisada y el de RR.HH parece ser uno de ellos. Alguien un día decidiría no responder ante el aluvión de candidaturas y a veces la mala norma se convierte en un peor hábito.

    Pero baste un ejemplo, IKEA para su nueva planta en VLC necesita cubrir 400 puestos de trabajo y ha recibido…ojo, ¡¡¡100.000 solicitudes!!! CIEN MIL aprox! que se han preocupado de responder a un test de más de 65 preguntas y hete aquí que la norma (también estrategia) de la firma es llamar a todos y cada uno de los solicitantes para agradecer su participación y conocer su estado actual. Un claro ejemplo de como educación e inteligencia suelen ir de la mano… así nos va aquí! 😦

  6. Begoña dice:

    Tienes toda la razón del mundo, ¡me ha encantado!Mucho ánimo en tu búsqueda, siempre existe la excepción que confirma la regla 🙂

    • Muchas gracias Begoña, me alegro que te haya gustado. Creo que he dicho lo que todos pensamos. Mi ánimo no decae, al contrario, estas cosas todavía me hacen más persistente.

      Un saludo 😉

  7. Por más que lo pienso no encuentro justificación a la actitud de ignorar al semejante. Creo que hay mecanismos y herramientas suficientes, gracias a la tecnología, que permiten que todo el mundo tenga una respuesta. Pero es un problema cultural de este país como otros tanto (no saludar, llegar tarde a las reuniones, etc). Siempre nos quedará quejarnos para ver si se ponen las pilas!. Puede hacerlo bien cualquier empresa, es cuestión de QUERER.

    Muchas gracias por el comentario amigo!

  8. Bruno dice:

    Como mencionas David, es cuestión de empatía, todo parte de la filosofía empresarial y de que se sepa inculcar ésta a sus reclutadores pues ellos son parte de su público interno y por lo mismo reflejo total de la empresa.

    • Gracias por tu aportación Bruno. Al final, como muy bien dices, es una cuestión de no querer o no saber ponerse en el lugar del que busca empleo que bastante tiene. La educación, la empatía, la profesionalidad, etc, lamentablemente no forman parte de la cultura de la mayoría de las organizaciones. El día que sean parte de su esencia empresarial hablaremos de otras cosas.

      Un saludo 😉

  9. Vicente Gil dice:

    Lamentable la situación que describes y que por otra parte como indicas todos hemos sufrido alguna vez. En este sentido, quiero incidir en que esta mala experiencia queda en el recuerdo, pues el mal trato es un aspecto difícil de encajar para las personas de bien. Recuerdo no hace mucho, que nos encontrábamos seleccionando un partener empresarial para un proceso de recruiting y se nos acerco una de esas empresas que jamás contesta. Imagínate lo que se me vino a la mente. En fin, nosotro sí contestamos, incluso les atendimos pero como en otras cosas no estaban a la altura. Como decía Churchil, las cosas al final se hacen bien pero después de intentarlo de otras maneras. Tomen nota señores y dejen de hacer el ridículo. Un abrazo.

  10. Rocío dice:

    Buenos días David, no has podido reflejar mejor el sentimiento de frustración que muchos tenemos en este arduo proceso. Demostrar hasta el infinito que estamos cualificados para nuestro trabajo, para que al final esas buenas palabras por parte del entrevistador/a queden en nada. En fin, de vez en cuando se hace la luz, ahora lo que hace falta es que empiece a brillar el sol. Un saludo y ánimo en la búsqueda.

    • Gracias por tu aportación Rocío. Lo defines muy bien con “frustración”. En cualquier caso, no hay que caer nunca en el desánimo y seguir hasta conseguir el objetivo. Durante el camino, duro y complicado, seguiremos levantando la voz ante estas actitudes tan lamentables.

  11. Muchas gracias por el comentario Chencho. Se resume muy bien con la frase de “las cosas al final se hacen bien pero después de intentarlo de otras maneras”. Mucho habrá que quejarse para que al final opten por hacerlo bien. Lo intentaremos!

    Un abrazo!

  12. Manuel dice:

    Por desgracia, si ha muchos departamentos de RRHH sus propios empleados les importan un bledo… ¿por qué tendrían que importarle los que ni siquiera lo son?

    No es que lo comparta, pero es un hecho en este país.

    RRHH ha terminado siendo, en la inmensa mayoría de empresas, un departamento opaco que nadie sabe muy bien a qué se dedica, en qué puede ayudarle (si eres empleado) o cómo contactar con ellos.

    Además, se han convertido en muchas empresas en otro departamento con objetivos… con primas por conseguir un número determinado de candidatos para sus clientes (los que se limitan a subcontratar), lo que en época de bonanza terminó por ser un ‘contrata lo que sea, cobra tu prima de objetivo y que luego el resto se apañe’.

    No se hacen seguimientos reales de los empleados, no se recoge el feedback de sus empleados, no les preocupa la imagen de la empresa ni de puertas para adentro ni para fuera…

    La inmensa mayoría ni siquiera tienen sistemas para gestionar candidatos, para tener guardados los CVs que algún día puedan serles de utilidad para alguna necesidad o futuro proyecto.
    Se limitan a procesar CVs revisando si entre los conocimientos se incluyen esas palabras clave que les han dicho que eran muy importantes, sin tan siquiera entender qué son.

    Por eso ni siquiera se limitan en enviarte un correo de recepción del CV, o de que la oferta ya ha sido cubierta… eso les da absolutamente igual.

    Y luego aún se soprenden muchos de que sus propios empleados hablen mal de la empresa, de tener mal nombre dentro del entorno profesional.

  13. Creo Manuel que no se puede explicar mejor y poco más se puede añadir a tu comentario. Si todo lo comentas es así, solo puedo decir que es muy triste que exista tan poco respeto hacia las personas. Y sin duda, tienes mucha razón cuando dices que es imposible preocuparse por el desconocido cuando a tu propio empleado no le das ningún valor.

    Espero y deseo que esta falta de respeto, educación, empatía y organización, algún día cambie. Si todo el mundo se quejara más allá de su ámbito privado y familiar, probablemente el “desprecio” que recibimos no sería tal.

    Muchas gracias por tu aportación 😉

  14. eleneii dice:

    Suscribo todas y cada una de tus palabras. Gracias por escribirlo. Lo de la respuesta automatizada sería taaaaan fácil y reconfortante, aunque también nos cansaríamos, pero qué mínimo.
    Lo comparto 😉

  15. Gracias a ti porque te haya gustado y por dejar tu comentario. Es muy fácil hacer las cosas bien pero aún así nos encontramos diariamente con malas prácticas. Espero que con el tiempo y la “concienciación” de muchas empresas todo esto cambie.

    Un saludo 😉

  16. patriciacervera dice:

    ! Qué vergüenza !. He sido y soy destinataria de estas personas y empresas que no contestan, que dicen que lo harán pero no lo hacen. Que piden la biblia en pasta sin dar nada a cambio, ni tan siquiera las gracias por tu tiempo, ni tan si quiera RESPETO.
    (“ gracias y respeto ” son gratis ” ). Me importa bien poco que sean muchos los candidatos , muchas las propuestas , hoy en día la tecnología está preparada para responder en serie de una manera automática, YA NO HAY EXCUSAS. Para mi es una cuestión de falta de respeto, de que el vecino te importe un rábano, de que tú mismo te importes otro rábano y claro cuando llegas a este punto , al punto de no tener ni gota de sensibilidad para el que busca hacerse un hueco en el mercado laboral, como tú lo harías en tu momento, ¿ dime tú lo que eres ?, ¿dime en que te estás convirtiendo? ¿ lo sabes, no…. ? . Mucha calidad humana necesitamos para poder manejar estas situaciones y mucha calidad humana para no convertirnos en los siguientes mal educados, irrespetuosos e insensibles.

    Gracias David por reivindicar esta situación. Me ha encantado tu reflexión. Me ha encantado el tema escogido porque todos nos podemos ver afectados en cualquier momento.

    Un abrazo y buen día,

  17. Gracias a ti Patricia por dejarnos tu opinión, muy acertada por cierto. Al final, estamos hablando de algo que a todos nos afecta. Estamos cansados de ser ignorados, despreciados y maltratados. Como bien apuntas se resume todo en la calidad humana, que en general brilla por su ausencia.

    Nos queda, y creo que es obligación de todos, reivindicar el derecho a ser escuchados, el derecho a ser contestados y el derecho a ser respetados como personas y profesionales.

    Un beso!

  18. Paola dice:

    Hola David. Pues sí, estoy de acuerdo con lo que dices. Yo soy de Perú y sucede exactamente lo mismo. Llevo casi 2 meses buscando empleo y tampoco recuerdo la cantidad de postulaciones que he podido hacer sin obtener rpta. alguna de parte de las empresas. Creo que es una cuestión ya de cultura que han adoptado al sentir la gran oferta de profesionales vs la demanda que ellos tienen. Pasan a demostrar una actitud un poco arrogante, porque estoy segura que piensan “Si quiere, que espere”. Pero en fin, nos queda poner buena cara y tomarlo como lección para cuando estemos en esa posición 😉
    Saludos!

  19. Hola Paola. Muchas gracias por tu comentario. Tienes razón, es una cuestión cultural: la falta de educación y los valores que cada uno tenga. Yo sería incapaz de mostrar ese desprecio hacia las personas y más cuando están buscando un trabajo. Hay que seguir adelante, no desanimarse y seguir reclamando que las cosas cambien.

    Un saludo 😉

  20. Humberto dice:

    Por experiencia propia recibo respuesta en un 80% de los casos cuando la solicitud ó postulación es hacia una empresa extranjera (generalmente USA), mientras que para empresas españolas en un 10-20% de los casos,

    nos falta mucho por aprender, de lo bueno, porque lo malo si llega inmediato…

    Saludos y éxitos…

  21. Gracias Humberto por compartir con todos tu experiencia. Creo que los datos hablan por sí solos. En cualquier caso, no existe justificación alguna para no contestar al 100% de las candidaturas que la gente presenta. Es un escándalo como se gestionan en España los procesos de selección y esto está reconocido por los propios reclutadores que manifiestan su incapacidad de controlar estos procedimientos. Creo que hay que empezar desde 0 y aprobar las asignaturas de: educación, respeto y empatía.

    Un saludo 😉

  22. Malula dice:

    Totalmente de acuerdo, pero las empresas se olvidan que los candidatos tambien podemos ser futuros clientes de su empresa en algun momento no? Cuidar la imagen de una marca incluye hacerlo tambien desde el Dpto de Recursos Humanos.

  23. Gracias por tu comentario Malula. Efectivamente nadie piensa que estas actitudes tan deplorables afectan negativamente a la imagen de una marca en su conjunto. Es otra de las reflexiones que las empresas “maleducadas” no se plantean. Esperemos que con el tiempo y las quejas de mucho todos estos procesos cambien radicalmente.

  24. Anónimo dice:

    ¡¡Pues no pides nada, David!!. Te lo dice otro que lleva sufriendo la misma situación un tiempo.

    Ha llegado un punto que por no enviar, no devuelven ni un e-mail automático mandado por un ordenador a modo de acuse de recibo o dando las gracias. En mi caso es ínfimo el número de respuestas de empresas españolas. Es más, es mayor el número de respuestas que conservo almacenadas procedentes de empresas extranjeras. Es así de triste. Eso por no decir las candidaturas de algunos portales de empleo que se quedan como “pendientes” o “en proceso de selección” pero de por vida (y en los que uno no llega a saber nunca qué fue de aquel puesto de trabajo).

    Al final, pensando y pensado (porque otra cosa no, pero al parado el tiempo para pensar le sobra) te das cuenta que este comportamiento de las empresas no deja de ser más que el reflejo de la propia sociedad española. ¡¡Y así nos va!!
    Eso sí, no te olvides que si alguna vez te contratan, a ti , en la oferta de empleo te van a pedir entre otras cosas:

    Buena presencia

    Buena educación

    Capacidad de comunicación

    Networking

    Que sepas interactuar con los miembros de la empresa

    Una política 2.0

    O sea, que te van a pedir que seas todo lo que ellos como empresa NO son [(Modo irónico ON) Igual por eso te lo piden a ti (Modo irónico OFF)]

    Y si haces caso a los expertos (también llamados “smoke sellers” o “vendedores de humo”) en búsqueda de empleo, te pedirán también que cumplas esta “sarta de chorradas” (que no sirven para nada) para ser un buen profesional:

    Que emigres (pero, ¿se vienen ellos conmigo a pasarlas $%&/@ ?)

    Que te hagas emprendedor (¿con qué crédito?)

    Que te busques un “partner” local para exportar (“partner” porque decir un “socio” como toda la vida se ha dicho queda poco “cool” y poco “trendy”)

    Que tengas capacidad para salir de tu “zona de confianza” y arriesgues para triunfar (porque el fracaso no debe verse como algo malo. Pero eso sí, luego el marrón de deudas será para ti)

    Que crees una “startup” nacida a partir de una “incubadora” o “aceleradora” (de esas que a los cinco años se han hundido porque eran pufos que no se sabe ni para qué se crearon)

    O que busques un “angel business” (lo que siempre se ha conocido como un mecenas)

    Me podría tirar escribiendo cosas como estas tres tarde pero…

    …no hace falta que siga ¿verdad?

    Un saludo David, y suerte

  25. Muy buenas! Gracias por tus comentarios. Creo que reflejas muy bien lo que está sucediendo con los procesos de selección, y lamentablemente lo padeces como lo hacemos mucho. Aquí hay que empezar desde 0. Las empresas de selección y reclutadores tienen que reorganizarse y gestionar todos sus procedimientos y métodos desde el principio. Otro tema interesante, para tratar en el futuro, es esa tendencia a pedir y a pedir (idiomas, carreras, habilidades, etc) a cambio de muy poco o nada!! Lamentable!!

    Creo que hay que seguir levantando la voz y quejarnos en todos los foros necesarios para que las cosas cambian cuanto antes y mientras tanto no perder el ánimo. La oportunidad siempre se presenta!

    Un saludo y suerte a ti también!

  26. Nagore Zurinaga Urgoiti dice:

    Gracias David por tus reflexiones y por poner en palabras la sensación de tantas personas que se encuentran ahora mismo buscando empleo. Efectivamente, la búsqueda de empleo implica esfuerzo y una respuesta adecuada a una autocandidatura, o comunicación del resultado de un proceso de selección es un mínimo a la hora de atender candidatos a un puesto de trabajo. No sólo ha de valorarse la política y procesos de trabajo de una empresa en cuanto al trato y comunicación ofrecida a quienes finalmente seleccionan, sino también a quienes quedan fuera de ese proceso, ese tacto, educación, respeto y delicadeza en las comunicaciones describe la excelencia en la selección.
    Mucho animo, un saludo

    • Gracias a ti Nagore! Como dices, lo único que he hecho es compartir con todos una situación que vivimos o hemos vivido todos. La gente está quemada y ya es hora que las empresas y personas encargadas de la selección se den cuenta de las actitudes indecentes que tienen!

      Siempre con mucho ánimo!

  27. Jose Fariñas dice:

    Esto lo único que deja al descubierto es:
    la cantidad de aficionados a empresarios que hay

    • Gracias Jose por tu comentario. Es verdad lo que dices. Estos comportamientos manifiestan la falta de profesionalidad y ética de muchas empresas. Hay que seguir levantando la voz y quejarse en todos los foros y lugares que sean necesarios.

      Un saludo

  28. Javier González velasco dice:

    Saludos. Acabo de leer tu articulo, y me uno para decir que no podrias tener mas razón.

    Tambien estoy buscando empleo desde hace tiempo y son muy pocas las veces que he visto algun tipo de respuesta a los curriculums enviados.

    Eso dice muy poco en favor de las empresas ya que la respuesta automatica es posible. No digo que con eso se solucione el mundo, pero que menos que responder a una persona que dedica su tiempo a buscar empleo y evidentemente se desespera al no ver ningun resultado ni respuesta.

    Es cierto que la educacion hay que aprenderla desde pequeño, pero aparte de exigirnos que cumplamos todas sus expectativas para ni siquiera poder hacernos una entrevista de trabajo, nosotros si tendremos que ser muy educados y responsables con ellos, a la par que profesionales, y hacer los llamados esfuerzos, por que la cosa esta mal …

    En fin como decia Annibal Lecter, “quid pro quo Clarisse …”
    saludos y animo a tod@s.

  29. Hola Javier! Muchas gracias por tu comentario. Tienes mucha razón en lo que dices y poco más puedo añadir si estás viviendo esta situación. Es muy injusto y frustrante ver como te tratan la mayoría de empresas.

    Nuestras quejas en todos los foros posibles es la manera que tenemos para que estas actitudes cambien de una vez por todas!!

    Encantado y un saludo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Irene Barrueco

Redes Sociales, comunicación y demás

La Vida Alrededor

Periodismo, comunicación, cultura, miscelánea

COMUNICACIÓN DE RESISTENCIA

Pensamos. Hablamos. Actuamos.

Primeras Posiciones

Marketing online Barcelona: posicionamiento en buscadores SEO, publicidad online SEM, e-mail marketing, creación de contenidos, marketing de afiliciación y China SEO

Neuromarketing Attraction

Neurociencia aplicada al consumidor

Consultor, formador y conferenciante en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience

Experto en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience.

iuliandebarros

The greatest WordPress.com site in all the land!

David Gil Cervera

Marketing y Publicidad

TrendingMarketing

Espacio para compartir tendencias en Marketing, branding, shopping, turismo, experiencias...

No a todas nos gusta el rosa!

Just another WordPress.com site

A %d blogueros les gusta esto: