Archivos Mensuales: febrero 2014

La mala educación

Hace ya unos meses que estoy en búsqueda de empleo. Un trabajo duro y complicado en los tiempos que corren. Una batalla donde la constancia y la paciencia son las armas más importantes. Después de tiempo intentándolo asumes la situación que te rodea: ofertas precarias, sueldos que rozan la ilegalidad, empresas que se dedican a la explotación, y esa tendencia lamentable de que todo es temporal. Aún así lo aceptas y esperas tu oportunidad.

Pero de todo esto hay algo que no puedo soportar: la mala educación. No sé a cuantas ofertas de empleo me he inscrito, hace tiempo que perdí la cuenta de los curriculums que he enviado y de la mayoría de los procesos de selección nunca jamás he tenido respuesta. Nadie se molesta en confirmarte que ha recibido tu CV y no sabes ni siquiera si alguna persona al otro lado de la pantalla ha abierto tu documento. Los días y las semanas pasan y tu bandeja de entrada del correo sigue sin noticias. Puede que hayas sido incluido en la selección o quizás ya estés descartado.
La realidad es que nunca lo sabrás porque a nadie le interesa.

Como te han facilitado una dirección de e-mail a la que mandar tu información laboral, vuelves a escribir con la intención de que te digan algo. Repites el proceso hasta tres veces y el resultado siempre es el mismo: el silencio. Tu frustración llega hasta tal punto que en ocasiones agarras el teléfono y llamas para que alguna persona de RRHH pueda darte alguna explicación. Todo lo que escuchas es: “no sabemos nada pero con cualquier cosa nos pondremos en contacto contigo”. Por supuesto, jamás nadie se pone en contacto contigo. Para ser justos diré que de todas las decenas y decenas de curriculums que llevo mandados solo un pequeño grupo de empresas, contadas con los dedos de una mano (literalmente), me han dado una respuesta. Y cuando esto sucede soy yo quien les escribe para darles las gracias por pensar un poquito en mí.

¿Pero por qué actúan así la mayoría de empresas?

La mala educación

En España abunda la mala educación en muchos aspectos. Lo primero que debería hacer una empresa cuando algún candidato muestra interés por formar parte de su plantilla es sentirse agradecida y después corresponder a la persona con una respuesta. Una respuesta que no tiene que ser “te doy el empleo”, basta simplemente con “he recibido tu candidatura, muchas gracias”.
Es una cuestión de educación y de respeto hacia los demás.

Falta de empatía

Si el equipo que interviene en la selección del personal se pusiera por un instante en la piel de los que buscan empleo no actuarían como lo hacen. Genera mucha impotencia comprobar que te ignoran sistemáticamente. Deberían comprender que buscar trabajo es muy costoso y que el desempleado espera con ansiedad cualquier noticia sobre el proceso al que se ha inscrito.
Lo que sucede es que muy pocas personas tienen la capacidad de ponerse en el lugar de los demás.

No valen las excusas

Excusas para no contestar he oído muchas: es que no tenemos tiempo, es que ahora con la crisis recibimos muchas candidaturas, aunque no respondamos se entiende que hemos recibido tu historial profesional, etc, etc. No hay ninguna justificación para despreciar a una persona interesada en trabajar. ¿No hay tiempo para personalizar las respuestas? Lo puedo comprender. Es tan sencillo como generar una contestación automática cada vez que una persona envía su perfil.
Todo es mejor que no hacer nada.

Ausencia de profesionalidad

Cuando un candidato se apunta a una oferta de empleo, la empresa tiene la primera oportunidad de lanzar una mensaje positivo a esa persona. Si contestas, sea lo que sea, estás diciendo que tu organización es profesional y seria. Puedes haber sido descartado pero valoras que se te haya tenido en cuenta. Si por el contrario, decides no responder, manifiestas claramente que te importa un bledo el interés del aspirante. ¿No es esto malo para tu imagen? ¿No piensas que es una mala experiencia para una persona que podría ser hasta tu cliente? ¿Piensas en el recuerdo que puedes dejar? Analiza estas cuestiones y no olvides lo que transmites con tus comportamientos.

La cultura y valores de la organización

En los manuales de comunicación interna y en las políticas de recursos humanos de las compañías debería quedar perfectamente definido el procedimiento de actuación cuando llega a la empresa un curriculum. No se puede improvisar en algo tan importante. Unas veces contesto, otras si no tengo tiempo no respondo, algunos candidatos sí les mando información, otros no porque consideramos que no dan el perfil, etc. Se debe detallar todo: ¿Qué contestamos? ¿Cuándo lo hacemos? ¿A través de que medios? ¿Quién gestionará las respuestas? Hay que organizar y estructurar la comunicación con las personas que contactan por un empleo que tú ofreces.

noisepollution460

Para todas las empresas: poneros alguna vez en el lugar de los demás, no cuesta nada quedar bien y da muy mala imagen “pasar” de aquellos que quieren trabajar con vosotros, preparar a nivel interno los mecanismos y herramientas necesarias para atender la demanda de empleo, pensar en los beneficios que os supondrá actuar correctamente (reputación) y por último ser más educados por favor!!

Muchas gracias

Blog de Irene Barrueco

Redes Sociales, comunicación y demás

La Vida Alrededor

Periodismo, comunicación, cultura, miscelánea

COMUNICACIÓN DE RESISTENCIA

Pensamos. Hablamos. Actuamos.

Primeras Posiciones

Marketing online Barcelona: posicionamiento en buscadores SEO, publicidad online SEM, e-mail marketing, creación de contenidos, marketing de afiliciación y China SEO

Neuromarketing Attraction

Neurociencia aplicada al consumidor

Consultor, formador y conferenciante en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience

Experto en marketing experiencial, turismo experiencial y customer experience.

iuliandebarros

The greatest WordPress.com site in all the land!

David Gil Cervera

Marketing y Publicidad

TrendingMarketing

Espacio para compartir tendencias en Marketing, branding, shopping, turismo, experiencias...

No a todas nos gusta el rosa!

Just another WordPress.com site

A %d blogueros les gusta esto: